Amor imposible desde la sombra

Me gusta reflejarme en sus ojos, aunque solo sea eso, una mirada de un extraño en ella, un sacudir sin cesar en la hoguera, estoy; en vísperas de olvidar su tierna figura, cuando entre aposento me hinco para verla, ya es tarde y esta misericordia no perdona, actuó como si no hubiera pasado, y en un abrir y cerrar de ojos, olvido de que existe, y trató de una vez por todas, pausar las palabras para que no hagan daño, de lo imposible que fue pensar que podria algun dia escribirle.

Lloro el consuelo en los ojos arraigados, en una estrella lejana, que se estremece de felicidad solo por pensarla, y de un despertar continuo soy feliz por amarla.

No hablo de la canción de Grisóstomo el difunto, aqui seguire cuando haya espuma con manantial amarillento, aqui seguire en el camino cuando la sangre se vuelva viento.

Ya ves que una elegía cuenta que redacto con los ojos cerrados, cuando vio que la imagen de ella se perdía, pensó en un cimiento se escondería, detrás de la sombra la amaría, y siempre desde ahí la recordaría.

No hay comentarios :

Publicar un comentario