Los mejores poemas y frases de la muerte

La recompensa final de los muertos es no tener que volver a morirNietzsche

La muerte es una de las cosas más pensadas y meditadas por el hombre  en el transcurso de la vida, ponerle un poco de interés es lo menos que se merece. Esta pequeña recopilación busca y pretende crear una reflexión positiva hacia esta, sin embargo, la fuerza de dureza que provoque una frase o poema, siempre va ir ligada hacia un nuevo horizonte bueno.

Apenas desamarrada
la pobre barca, viajero,
del árbol de la ribera,
se canta: no somos nada.
Donde acaba el pobre río
la inmensa mar nos espera.
Antonio Machado Ver mas...

La tercera frase viene del filosofo Sócrates que fue condeno a muerte, por corromper a la juventud con ideas revolucionarias.

La hora de la separación ha llegado, y cada cual tiene que seguir su camino: yo, a morir, vosotros a vivir. Cuál es el mejor, sólo Dios lo sabe.Sócrates

Todos alguna vez hemos pensado si existe la vida después de la muerte, y es que esta  nos provoca el sentimiento de reencontrarse todos con la familia y amigos, y vivir felices por toda la eternidad; pero cada vez  ante nuestros ojos, no se nos muestra  esa evidencia o contacto espiritual con nuestros muertos, ya Amado Nervo lo plasmo en esta frase, que finaliza en uno de sus poemas, del libro La Amada Inmóvil que dedica a su esposa, después de haber fallecido.

A pesar de mi fe, cada día evidencio, que detrás de la tumba; no hay más que silencio.Amado Nervo Ver más...

y un poema muy similar a lo que se trata de decir,

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
Antonio Machado Ver más...


pero si nos ponemos a pensar y meditamos un momento, la primera pregunta seria: ¿Te gustaría ser eterno? Si tu respuesta es: si; entonces la pregunta continuaría de la siguiente manera ¿En este mundo?

Lo mejor que la naturaleza ha dado al hombre, es la brevedad de su vida. Plinio el joven

De la manera como hallamos respondido las preguntas, siempre se busca la tranquilidad y el reposo:

Morir es como dormir. La muerte es hermana del sueño. El sueño es una muerte corta. La muerte es un sueño largo.Anónimo

Si ya os habréis comprendido lo que trato de decir, que la muerte es un beneficio para el hombre, soportar la eternidad seria una verdadera agresividad ante el cuerpo, a pesar de esto, no seria lo mismo pensar la eternidad que vivir la eternidad, porque esta nunca se nos proporciona, por mucho que una persona quiera ser eterno, no es lo mismo vivirlo que pensarlo, y que también nuestro miedo a la muerte no es más que nuestra ignorancia a reflexionar que es un bien para el mundo y la vida misma.

El temor a la muerte, señores, no es otra cosa que considerarse sabio sin serlo, ya que es creer saber sobre aquello que no se sabe. Quizá la muerte sea la mayor bendición del ser humano, nadie lo sabe, y sin embargo todo el mundo le teme como si supiera con absoluta certeza que es el peor de los males.Sócrates

Tal vez la naturaleza quiere que, al término de nuestros días, estemos hartos y cansados de la vida para que podamos dejar este mundo con menos pesar. Federico el Grande.

No hemos llegado al punto que deseamos y es haber superado el temor y la desdicha ante nuestros seres queridos cuando ellos se van, o el vencer ese temor de la muerte; que no es sino, el amor hacia la vida; que este puede provocar quizás. Cuando se pierde un ser querido, a la mañana siguiente se despierta la persona  con la idea, de lo que esta sucediendo no sea cierta, que todo haya sido un mal sueño, sin embargo, la realidad es otra y no queda más que superarla, una de la mejores reflexiones es la Amado Nervo:
Lloras a tus muertos
Que parece que tú eres eterno.
Nos es que hayan muerto
Sino que se fueron antes
Solo tomaron unos de los
Trenes anteriores.
Amado nervo Ver mas...

Nuestros seres queridos nunca se van, siempre continúan, como un disco que fueron grabados de recuerdos durante el transcurso de sus días, es una melodía que se seguirá sonando durante toda nuestra vida...

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
Al primer muerto nunca lo olvidamos,
aunque muera de rayo, tan aprisa
que no alcance la cama ni los óleos.
Octavio Paz Ver mas...
Somos el ser que se crece.
Somos un río derecho.
Somos el golpe temible
de un corazón no resuelto.
De cuanto fue nos nutrimos,
transformándonos crecemos
y así somos quienes somos
golpe a golpe y muerto a muerto.
Gabriel Celaya Ver mas...


La muerte también se nos presenta como la reencarnación u otra vida pasada, filósofos como Nietzsche creen que nuestra vida y el mundo,  retornan nuevamente; infinitas veces, es decir, que el universo se aleja y se vuelve a comprimir nuevamente, el poema siguiente nos muestra un poco de lo que se esta hablando:
Dormirás muchas horas todavía
sobre la orilla vieja
y encontrarás una mañana pura
amarrada tu barca a otra ribera.
Antonio Machado Ver mas


Esperar nuestra muerte conforme a nuestra edad avanza, no es lo mismo pensarla cuando eramos jóvenes, cuando a esa edad se cree que uno es inmortal; pasan los años y uno se ve cada vez más cerca de perecer. A nadie le gustaría sufrir en sus últimos días de su vida, por eso es que, los que mueran con estas distinciones, sin sufrir, serán los mayores bienaventurados.

Quiero morir cuando decline el día,
en alta mar y con la cara al cielo,
donde parezca sueño la agonía
y el alma un ave que remonta el vuelo.
Manuel Gutiérrez Nájera Ver mas...

Cuando la muerte vidríe
de mis ojos el cristal,
mis párpados aún abiertos,
¿quién los cerrará?

Cuando la campana suene
(si suena en mi funeral)
una oración, al oírla,
¿quién murmurará?
Gustavo Adolfo Becquer  Ver en poemas de Becquer

Por ultimo, sacar nuestra conclusiones de lo antes expuesto, que la muerte es un bien para la vida misma, que es un deber para el cuerpo,  "que descanse en paz" como siempre se menciona, y que la eternidad no es lo mismo pensarla que vivirla, pues esta nunca se nos dará. Tomemos a la muerte como un bien que nos es dado, como medicina para toda la eternidad, después de haber vivido una vida digna y feliz.

Cuando naces, lloras, y el mundo te rie. Vive de tal manera que cuando mueras, rías y el mundo te llore. Anonimo



15 comentarios :

  1. Morir es como dormir. La muerte es hermana del sueño. El sueño es una muerte corta. La muerte es un sueño largo.— Anónimo

    Si ya os habréis comprendido lo que trato de decir, que la muerte es un beneficio para el hombre, soportar la eternidad seria una verdadera agresividad ante el cuerpo, a pesar de esto, no seria lo mismo pensar la eternidad que vivir la eternidad, porque esta nunca se nos proporciona, por mucho que una persona quiera ser eterno, no es lo mismo vivirlo que pensarlo, y que también nuestro miedo a la muerte no es más que nuestra ignorancia a reflexionar que es un bien para el mundo y la vida misma. En cierto modo pienso q tienes una pequeña parte de razón, pero si buscas en las promesas que nuestro Excelentisimo y Amoroso padre Jehova nos deja en sus registros bíblicos (que fueron escritos por hombre influenciados por su divinidad y gracia) notaras q tenemos la esperanza de la resurrección y vivir eternamente en un paraíso. Jehova siempre nos tendrá en su memoria. el es el eterno. Yoimer Benites

    ResponderEliminar
  2. Los que más me gustaron fueron los de Amado Nervo es un gran poeta, que orgullo que sea mexicano

    ResponderEliminar
  3. la vida es solo una expectativa mas de cada uno de nosotros, puesto que todos le damos la forma y las fronteras que se nos ocurren...
    mas sin en cambio la muerte es el punto débil donde cada uno de nosotros nos limitamos a las creencias de alguien mas o solo a tener una visión donde todo ya no vale.

    ResponderEliminar
  4. EL TESTAMENTO VITAL
    A mis hijos

    En un día de sol, de tenue brisa
    mis cenizas se esparcirán al viento.
    Privado ya de voz y movimiento
    con virtudes expuestas en la misa.

    Obviados mis defectos por la prisa
    del funeral que anula el pensamiento,
    en mi familia habrá un abatimiento
    y en el amigo esbozo de sonrisa.

    Mis órganos perpetuarán su vida
    viviendo nueva existencia terrena.
    Y de mí y por mí nadie se conduela,

    pues volveré al inicio de partida
    enlazando de nuevo la cadena,
    mis cenizas jugando en la plazuela.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  5. LA IGUALACIÓN DE LA MUERTE

    La igualación de la muerte
    me honrará con su visita,
    y sin anuncio de cita
    ella será quien concierte.
    "Regalo vengo a traerte",
    me dirá con leve soplo.
    "Traigo martillo y escoplo
    para abrirte el ataúd,
    y yo ostento la virtud
    de que a todos os acoplo".

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  6. EL JUICIO FINAL

    Cuando campanas del Juicio Final,
    toquen y nos digan a levantarse
    mis cenizas no querrán espesarse
    y aludan que dispersas no están mal.

    Tal vez les parezca entonces banal
    urgentes y urgidas a incorporarse,
    y como espectros sumisas mostrarse
    al complejo y nuevo ceremonial.

    Ya Dios me amonestó y juzgó ante el trono
    cuando comparecí humilde en el tono
    con mi alma en llamas férvida y contrita.

    Su paz rogó y en su gloria el descanso
    y mis cenizas en el mundo manso
    de esta arboleda de la plazuelita.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  7. EL CEMENTERIO DE CENICIENTOS

    Aposento de las cruces,
    paseo de los cipreses,
    morada sin más reveses
    donde daremos de bruces.
    Sin hacer cual avestruces,
    escondidos bajo el ala,
    la Muerte vendrá a la sala
    y a coruchos insepultos
    nos mostrará informes bultos,
    despojos en su antesala.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  8. LA PLAZUELA DE CENICIENTOS

    Sobre ella calles y puertas se abocan
    convergiendo en periplo a la plazuela
    de presencia de gente a la que anhela
    ver de nuevo y sus aguas la convocan.

    Son recuerdos e imágenes que evocan
    las de aquel avión de papel que vuela,
    a sus mandos de nuevo hacia la escuela
    piloto de mis vuelos que se alocan.

    Más en ti he de hallar refugio y descanso,
    durmiendo sobre ti mi sueño eterno
    cuando ya mi futuro lo organizas.

    Mi sed mitigarás de agua en remanso
    cuando elijas y nombres al gobierno
    de brisas que te traigan mis cenizas.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  9. CAMINO DEL CEMENTERIO

    Quintas y contemporáneos
    cubrieron este camino
    en una caja de pino,
    los coruchos y foráneos.
    Desfiles de coterráneos
    por aquí nos precedieron,
    y de aquel viaje que hicieron
    ignoramos el final,
    ni si les fue bien o mal
    pues de volver se abstuvieron.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  10. EL ÁRBOL MORTUORIO DE LA CAJA

    Te escribo un soneto haya de mi caja
    crecida en el hayedo arborescente,
    pues has de mitigar fuego en mi frente
    con el helado helor de tu mortaja.

    Hendida por el hacha que destaja
    cuando te vea anciana decadente,
    me acogerá tu inercia indiferente,
    en tu interior madera ya en rebaja.

    Sin compartir la vida y sí el destino
    nos condenan a ser desconocidos
    sin que a tu sombra rece una plegaria.

    Y hermanados al final del camino
    nuestros ayes se oirán adoloridos
    crepitando en la pira funeraria.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  11. POR ESTE CENTRAL PASILLO

    Por este central pasillo
    de los siglos del pasado,
    y el presente de aquí al lado,
    fueron cura y monaguillo.
    Si descorréis el visillo,
    veis de un corucho el bautizo,
    su comunión ya rollizo,
    ceremonia de su boda
    y él féretro que acomoda
    su cadáver ya cenizo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  12. CUANDO ME LLEGUE LA MUERTE

    Cuando me llegue la muerte
    ninguna sorpresa aguardo
    y estando al pairo, me guardo,
    de su dentellada fuerte.
    Pues he tenido la suerte
    de vivir en el infierno
    y ver que nada es eterno
    y a sus tinieblas vencí
    y las doblegue y salí
    más positivo y fraterno.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  13. EN LA BARCA DE CARONTE

    En la barca de Caronte
    un óbolo pagaré,
    y así te regresaré
    sobre el río de Aqueronte.
    La Estigia detrás del monte
    la surcaré como Orfeo,
    y te entregaré el trofeo
    que anida en mi corazón,
    entonando una canción
    de Gonzalo de Berceo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  14. LA VANIDAD DEL SEPULCRO

    El Pórfido mármol blanco
    que a tu tumba la deslumbra,
    la ha sumido en la penumbra
    de un comportamiento estanco.

    Impidiendo el paso franco
    de la luz del sol que alumbra,
    ninguna fe se vislumbra
    en la hondura del barranco.

    Sepulcro que en desmesura
    es del lujo lo excesivo,
    produce cierta tristura

    ver a un pobre fugitivo,
    que cadáver es criatura
    de vanidad como vivo.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar
  15. ÓSIP MANDELSTAM
    A Alexandedr Soljenitsin

    Nunca a los soviets cantó
    ni exaltó o cantó al tirano,
    y en su verso cotidiano
    una ética se implantó.
    Contra el tirano apuntó
    con su prosa y con su rima,
    y sumergido en la sima
    de la tundra siberiana,
    sobre le helada sabana
    Ósip murió en el Kolima.

    Saturnino Caraballo Díaz
    El Poeta Corucho

    ResponderEliminar